El entorno está en continuo movimiento. Basta una simple observación en el tiempo para darse cuenta de que el origen de toda materia evoluciona...