Esta villa, situada en la urbanización Marbesa, cuenta con un diseño de iluminación que nos muestra las últimas tendencias, de la mano de la marca Delta Light. El acabado negro y el uso de perfilería confiere a la iluminación un lugar protagonista dentro de la decoración del hogar.

El control de las cortinas se lleva a cabo con el sistema de domótica de Lutron. De esta forma, el control de toda la iluminación, natural y artificial, queda unificado en una misma plataforma. Esto nos proporciona una gran cantidad de posibilidades a la hora de crear escenas que se adapten a las necesidades específicas de cada cliente.

La combinación de iluminación directa e indirecta nos permite establecer ambientes ideales para las tareas que requieren más iluminación o para los momentos del día que piden una luz más tenue y relajada.

Las zonas de paso cuentan con sensores de movimiento que accionan la iluminación, evitando la necesidad de pulsar botones durante los desplazamientos en el hogar y dejando las paredes libres de mecanismos.

En el exterior, nuestro proyecto se centra en realzar los acabados y acompañar a la arquitectura, aportando volumen y otorgando importancia en los puntos clave, como las fachadas revestidas en piedra o las numerosas palmeras que rodean a la propiedad.

El salón y el dormitorio principal son lugares ideales en los que relajarse escuchando música, gracias a los discretos altavoces de la marca Sonance, que se funden con la arquitectura a la vez que ofrecen las mejores prestaciones en cuanto a audio.

Por último, hemos diseñado el sistema de vigilancia de la casa. Las cámaras de la marca Nest son discretas y elegantes, y permiten controlar el estado de la vivienda durante las 24 horas del día a través de una sencilla app para smartphone o tablet.